lunes, 5 de abril de 2010

Mediocridad

Da la sensación de que en la actualidad hay muy pocos compositores que ofrecen calidad dentro del mundo de las BSOs. Existe un grupo reducido que mantiene un buen nivel alternando decentes y magníficos trabajos con otros de gran categoría, pero se pueden contar con los dedos de una mano (los músicos y los trabajos).

Hace años uno se volvía loco al ver en las carteleras o en las revistas (internet ná de ná) los nombres de los encargados de ponerle música a las películas: Williams, Goldsmith, Bernstein, Morricone, Jarre, Delerue, Poledouris, Silvestri, Horner, Elfman, etc. Algunos ya estaban consagrados y otros empezaban. La lista es aún mayor porque me dejo en el tintero a varios que superan en calidad a la mayoría de los compositores actuales pero tampoco es cuestión de nombrar aquí a todos los que me gustan, con los que he mencionado es suficiente.

Da vértigo ver tanto genio y pena constatar que los que han heredado el oficio no están a la altura de sus antecesores. El causante de que escriba esto es el tema principal de Alice, de Danny Elfman. Es un tema redondo, perfecto, un tema de esos que se te meten en la cabeza y no dejas de tararear. De las últimas bandas sonoras que he podido escuchar con atención me quedo con esta y The Ghost Writer de Desplat. Dos temas principales de mucha calidad acompañados de mucho y buen oficio en el resto de la partitura. Pero claro, uno se acuerda de cuando era adolescente y tarareaba no uno, sino dos, tres, cuatro... muchos temas principales a lo largo del año.

El cine ha cambiado, la imaginación ha dejado paso al espectáculo fácil y a los efectos especiales y eso se nota a la hora de ponerle música. Algunos compositores ponen el "automático" y nos obsequian una y otra vez con lo mismo, otros intentan hacer algo digno pero sencillamente no les llega el talento y las "viejas glorias" que siguen en activo parece que tampoco están demasiado inspirados. Esperemos que solo sea una racha y que volvamos a disfrutar de muchos y buenos temas principales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario