miércoles, 17 de febrero de 2010

La lista.

Mientras escribo escucho New Moon de Alexandre Desplat y esto me hace recordar magníficas partituras que por desgracia acompañan a películas mediocres o sobrevaloradas. No será Desplat el último en trabajar para cintas que no están a la altura de su capacidad como compositor y además pasa a formar parte de una lista que incluye nombres ilustres.

Hace unos días, un conocido compositor español me comentaba que en ocasiones el trabajo de músico cinematográfico era duro por cuestiones de gustos ya que no siempre puedes elegir la película para la que quieres componer y sin embargo tienes que hacerlo porque se trata de tu trabajo y así te ganas la vida. Lo mejor para la película es que el compositor, en la mayoría de los casos, no baja el nivel y aporta al film algo bueno por lo que será recordado. La mayoría de los chavales en edad adolescente querrían matarme en este mismo instante pero es (casi) innegable (por aquello de que no estoy en posesión de la verdad absoluta) que cinematográficamente, la saga esta de vampiros levisstrauss es mala. Algunos dirían que demasiado.

Si Desplat es capaz de desconectarse de la mercadotecnia y componer esto no creo que sea solo por cobrar, algo de amor al arte debe haber en estas notas. Al menos ese es el sentimiento que me causa escuchar los títulos finales. Ejemplos como este los hay a patadas pero no quiero causar mala impresión en la primera entrada del blog, alguno ya me odia por mis comentarios vampirescos así que me limitaré a reivindicar a los buenos compositores de música de cine, aquellos que tienen talento y ganas, que no hacen distinciones por tratarse de un tipo de película u otro, aquellos que nos emocionan una y otra vez.

Por cierto, hace tres días Alberto Iglesias ganó su octavo Goya. Magnífico compositor y excelente persona. Enhorabuena. ¿Os preguntáis a qué viene esto ahora? Iglesias compone para Almodóvar. Si no os acordáis de qué va esta parrafada solo tenéis que leer las tres primeras líneas.